De cómo la política puede truncar ilusiones

Con lo que se está aprobando en el país, todos pero más los jóvenes, los artistas, los desempleados o con un trabajo inestable y los que menos tienen, les será más angustiante el camino. Si bien el dinero NO lo es todo, es algo importante para el diario subsistir.

Si el camino de por sí es complicado, con esto lo será más y entonces: ¿por qué se empeñan los políticos en hacérnoslo más difícil?, ¿por qué parece que los sueños se hacen más difíciles de alcanzar y ellos tan tranquilos?, ¿por qué sólo algunos pueden tener un “buen salario” y muchos andan entre los 4 y 7 mil pesos mensuales – 229 y 400 euros – ? (si bien les va y si encuentran un trabajo).

¡Qué frialdad, qué egoísmo! #UstéDisculpe pero estoy INDIGNADA.

Muchos se preguntan por qué no hay un estallido social fuerte, por qué la gente no hace algo más contundente. Pero…no es que la gente no esté actuando ni que le guste ser sumisa o que sea dejada. Algunos piensan que la gente se “desgastó” en diversos procesos y luchas como el desafuero, las marchas contra la violencia, el fraude del 2006 y el proceso electoral del 2012 entre otras luchas. La mente del mexicano, podríamos decir, está saturada de salir a  la calle, pensar que no le harán caso o que NO ha sido escuchado recientemente y por lo tanto “no sirve de nada”.

Y, ciertamente, no ayuda lo que comento al principio. Unos piensan que cómo se le puede pedir a un ciudadano salir a las calles a protestar si: lo pueden reprimir, si falta al trabajo le descuentan el sueldo y lo corren o no cubre sus necesidades básicas y está centrado sólo en ello, no tiene espacio para un problema más. Otros piensan que al contrario, que el no tener un empleo digno, con prestaciones justas, estable y viendo esta serie de “reformitis” que están atrapándonos, debe ser suficiente motivo para SALIR y decir, una vez más: ¡ya basta!

Entonces.. por fin, ¿qué hacemos? Creo que la gente noble, buena, trabajadora de México ha sido bastante tolerante y esto no quiere decir que en dos días vamos a salir a las calles de forma agresiva, confusa y sin un objetivo claro. No valdría la pena, sería absurdo y violencia es lo que menos necesitamos, se trata de avanzar NO retroceder.

Lo que queda claro es que sí, en efecto, nos estamos tardando como sociedad en ponerle límites a los gobernantes elegidos por nosotros. Si se pide respeto, se debe de dar respeto, el respeto se gana. Pues bien, esta serie de leyes, todo indica, NO nos respetan, no nos representan, no nos reflejan, no nos pintan un futuro prometedor; no nos ayudarán a alcanzar la meta de un desarrollo como nación y como ser humano. 

¿Cómo serán nuestros procesos de comunicación con la Ley Telecom, sabiendo que los contenidos tendrán el nihil obstat de la Segob, alias; de la policía? pues no pueden ser de vanguardia, puesto que la policía y los servidores/funcionarios públicos tendrían que ser de “vanguardia” , ser sumamente transparentes y realmente ser un reflejo de sus votantes, amén de que no hay país que tenga este proceder, creo que ni en Irán (con todo respeto) la policía vigila lo que se transmite en  los medios, en tal caso siguen la línea de su religión pero no es la policía quien decide, quien pone el filtro.

En fin que, vale la pena respirar profundamente y preguntarse: cómo van las cosas: ¿tendré oportunidad de concretar, de lograr mis sueños?, ¿podré, ahora que ya quitaron el subsidio al pago de la luz y con mi sueldo, comprar ese coche que tanto necesito?, ¿podré seguir pagando este tratamiento o escuela?. Ni hablar de los que no puedan leer esto por la situación de pobreza y de falta de medios para ir a un cyber café o tener una “compu” en casa; para ellos será mucho más difícil. 

¿Ya se pudo responder si va a cumplir su meta, sueño, propósito? …es triste, ¿cierto? y bastante frustrante tener las ganas, la disponibilidad y de repente…ver que se cierra la puerta, una vez más. ¿Va a permitir que junto con todo esto, le quiten su libertad en internet?, ¿va a permitir que el medio ambiente en el país empeoré, se malgaste el agua y estemos con más temblores?, ¿va a permitir que para octubre le cambien la jugada con IMSS/ISSSTE?  “¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con ustedes y he de soportarlos?” (1) Quizá muchos se sienten así, pues están listos para demandar lo que es justo, para otros tal vez la lucha esté agotada. 

Lo que no podemos hacer a un lado es que continuamente están pasando sobre nosotros, sobre nuestros derechos y pisoteando nuestros sueños. Parece que hay un “delay” en nuestras metas, algo que no depende de nosotros, algo externo. Y una vez más nos quedaremos allí, quietos, tristes y con el “qué hubiera sido si …” y todo esto si y sólo si lo permitimos.

Tenemos la mejor y la última palabra pero la lucha, el cambio, no se puede postergar. O viene como una ola y nos revuelca bruscamente o lo tomamos, lo zarandeamos e intentamos cambiar hacia el camino que SI nos lleve a nuestro sueños, ese camino que los pueda facilitar; porque cualquiera podría pensar que nos estamos boicoteando y que somos masoquistas.

Seriamente: ¿permitiremos, una vez más, el no poder llegar a la meta? y ¿por qué?. “Porque al que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.”(2) Defendamos y luchemos por esos sueños…¿no cree?. Así nuestra lucha será nuestro testimonio y aval para llegar a nuestras diversos puertos.

Cierro con la frase de José Martí ” Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan “

 

(1) Lc 9, 41 – La nueva Biblia de los Hispanos

(2) Mc 4, 24 Lectio Divina

Advertisements

4 thoughts on “De cómo la política puede truncar ilusiones

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s