Ser artista independiente y sacar un disco sin tomar antidepresivos

Ya es de tarde en la Ciudad de México, hoy un día gris por la mañana y luego con algo de sol. Le decía a tres amigos periodistas, los admiro y los estimo, que escribir esto me costaba trabajo…inspiración pues para mí es más fácil escribir una canción, un verso. Pero haré el intento. Y es que también el tema no ayuda mucho… como que uno se “apachurra”. Pero bueno, va:

Este año cumpliré 14 años de trayectoria como cantante independiente/ alternativa,  (siempre me he llamado así pues no tengo disquera, ni apoyos de instituciones, de padrinos, ni booker, ni respaldo de una escuela, ni becas del FONCA, etc… y porque los géneros que canto para mí son una alternativa a lo que el mercado y los grandes medios ofrecen) y estoy preparando un EP (tengo cuatro discos a mi haber, todos producciones independientes, pagadas totalmente por mi). Y bueno, me enfrento de nuevo a lo mismo de siempre y creo que el púbico debe saber justo eso: a qué nos enfrentamos los artistas independientes que queremos sacar un disco, con qué tenemos que lidiar.

Obviamente me gustaría que el lector se acercara a mi trabajo para que así pueda tener más luces al leer estas líneas, he podido presentarme en escenarios diversos como el Teatro de la Ciudad, Lunario del Auditorio Nacional, La feria de San Marcos, las Grutas de Cacahuamilpa o las mejores casas de Fado en Lisboa, entre otros tantos; así que dejaré mis redes y mencionaré que mi último disco fue grabado en Lisboa, Portugal y en la Ciudad de México. Que contó con excelentes músicos de aquel país y que para mí…ya ni llorar es bueno, no tuvo la difusión que hubiera deseado. Van las redes: http://marcelaoa.com (se ve mejor en compu que en celular), https://itun.es/mx/DbfXM , @marcelafado, https://www.facebook.com/MarcelaOrtizAznar/ y http://vimeo.com/marcelaortiz 

La elección de los temas… si van a ser covers o inéditos, qué se quiere decir, qué se va a proponer, es mi primer paso. En este EP haré “covers”, no tan conocidos y que siempre quise grabar; cuatro temas. Acto seguido hay que pagar los derechos, para este trabajo estoy a punto de optar por primera vez el NO hacerlo de forma física y que sea un disco únicamente digital. Un tema es peruano así que por cierto número de descargas hay que pagar algo así como 100, 120 dólares. El resto de los temas están (por 100 descargas) en algo como 25 dólares cada uno. Hay que pagar también un buen estudio, una buena mezcla, edición, otros gastos como gasolina, comidas….etc.  En mi caso los músicos no me cobrarán y saben que estaré trabajando mucho por tratar de conseguir conciertos bien pagados para allí compensar. Ellos saben que les estoy sumamente agradecida.

También hay que pagar a Indautor, pues aunque no es una trabajo primigenio y es obra derivada, hay que registrarla (a mí me gusta todo “derecho” y como desde los quince años registro poemas… ya sé algo de estos menesteres), pagar código de barras.

Acto seguido hay que ver con quién se va a distribuir este EP…. cuál plataforma va a distribuir a Itunes, Deezer, Spotify, etc. Esa plataforma, cabe señalar que de este hecho nace este artículo/desahogo/confesión; pone límites para pagarle al artista. Uno sube el material y se ve publicado en cierto tiempo, estos señores te pagan vía “pay pal” cuando tienes cierto monto en ventas. O sea que si tus escuchas no compran el disco completo y sólo adquieren una canción tendrás 20 centavos de dólar y cuando llegues a 25 o 50 dólares se liberará tu pago. Sí… así es, a esta altura los artistas sabemos que los discos NO te dejan dinero, son una carta de presentación y las ventas “buenas” son en los conciertos “buenos”. Triste realidad.

Para subir tu material debes pagar…hay plataformas que te cobran por álbum, otras solamente por inscribirte pero se quedan con un porcentaje de tus ventas y con aquello de liberar el pago cuando llegues a cierto monto.

Si tienes ganas de hacer un disco físico …. aumentan los gastos: cajas, booklet (folleto… si es sencillo, con las letras, agradecimientos, a color…), código de barras, fotógrafo, diseñador, que aunque no sea uno renombrado te ayudará a usar el programa para que el arte del disco quede muy bien hecho y sea TU carta de presentación; muestre TU trayectoria. También se debe pagar Indautor, dejarles un disco. Y si te animas a venderlo en alguna librería (como yo hice en 2014) emprenderás una aventura…sí.

Llevarás tu cd, te dirán que sí se puede vender ( ya tienes todo lo arriba mencionado, sólo vas con tu súper producto) y cumplirás con los requisitos de Hacienda (dado de alta, tener facturas, curp, etc). Te desplazarás de tu dulce hogar a la bodega de esta tienda a dejar tus discos, después estarás pendiente (mientras tienes que hacer y revisar tu página de internet, seguir vendiendo shows, alentar a tus músicos a no desesperar, revisar tus redes, llenar convocatorias de la secretaría de cultura…por si tienes “suerte” en ganarlas, ese ya es otro “temazo”, hacer llamadas a los estados para ver si se interesan por tu propuesta…ahh y ver si ya vendiste en Itunes una canción…) de que en la página de proveedores te digan que ya puedes pasar por tus discos. Sí, ya tienen la etiqueta del precio, el plástico…huele a triunfo y ahora tendrás que llevarlos a cada sucursal. Una vez que logres venderlo (anuncia, anuncia en tus redes y en tus 20 conciertos al mes..) pasarás a la bodega por los que sobraron y…. se repite el ciclo.

Ahora….ahora me entiende porque ni tenía muchas ganas de escribir (recordar) todo esto? Si, así es, yo sé que muchos colegas no desean hablar del tema por que “que oso, para qué lo digo y eso qué, qué gano, qué van a decir de mi, qué pena, pues ya ni modo, me quedo cantando en el bar y ya wey, ya que allí me compren el disco y ya..”, etc.

Y … yo no soy así, algo tengo yo que …tengo qué decirlo, que tengo qué sacarlo que quiero que el público sepa a qué nos enfrentamos, que quiero justicia, que quiero un trato digno a los artistas con calidad, con trayectoria, que quiero que mi trabajo sea considerado , valorado, que quiero cantar por todo el país, que tengo la trayectoria, que tengo algo bueno que ofrecer, que tengo… que quiero… que… Qué hacemos?

Después de entrar hoy a una de esas plataformas para distribuir mi EP…me lo pienso: Valdrá la pena? Y sí solo lo vendo en mi página? Y si los vendo en los conciertos con una compu…ahí les pasamos el track a su usb o mp3??? Valdrá la pena TODO este esfuerzo para tener presentaciones en bares, cafés (donde luego el público no te “pela” y solo te dan el cover o parte del cover), algunos festivales (no te van a invitar cada año) y otros eventos donde ….no pagan, porque luego hay mucho ruido sobre la cultura pero hay instituciones, delegaciones donde no te pagan… tal cual.

Qué más hacer … qué podemos hacer nosotros, sus artistas, para que nuestro trabajo sea realmente apreciado? No son la cultura, las artes medios para mejorar las sociedades, reconstruir el tejido social? Qué acaso sólo algunos de los egresados del INBA o la Nacional merecen buenos escenarios o sólo los “televisos” merecen salir en medios? Qué pasa? Qué pasa que los colegas, no todos pero una gran mayoría así como en el medio periodístico, son egoístas y no quieren hablar del tema por temor a que les cierren “puertas” (valientes puertas!) o por “penita” a que digan que son quejosos… o porque quieren tener este velo de famosos “super stars” que nadie se los cree y que sus mismos “fans” de face saben que no les está yendo bien. Qué pasa? Qué haremos como sociedad con todo esto? Cuidamos, valoramos a nuestros artistas? Qué proponemos?

Esto de la fondeadora… bueno, yo usé alguna vez “indie gogo” justamente para mi cuarto disco y casi nadie depositó, como que tenían miedo de usar Pay pal o les daba flojera (ay las redes!!! Otro “engaño”, te dicen que van a ir 50 de tus contactos Face a tu concierto y llegan 5..ese también es otro “temazo”; artistas nuevos: no les crean a las redes). Bajé mi proyecto y yo pagué todo, todo lo arriba mencionado más músicos de Portugal y el estudio de allá.

He podido ser mencionada en publicaciones como Reforma, La Jornada, Sin embargo, La Razón, etc y miren, ese cuarto disco vaya que merecía una crítica, más “ruido”, más publicidad. Y como yo cuántos colegas, cuántos artistas mexicanos…que no son valorados ni por la industria, ni por el gobierno ni… por usted; amable lector.

Qué hacemos?

 

Marcela Ortiz Aznar

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s