Si exigimos a unos…exijamos a todos. Bullying, periodismo “chafa” y periodismo en serio.

Si exigimos a unos…exijamos a todos. Bullying, periodismo “chafa” y periodismo en serio.
Marcela Ortiz Aznar

Se va terminando el año…se van los días como agua entre las manos, en 2018 tendremos elecciones y habremos de escoger a quienes nos representen y cumplan (…así, tal cual…”nos representen y cumplan”; difícil tarea).
A diario escogemos productos, situaciones, amistades, lecturas, y un sin fin de cosas que nos hagan sentir bien, nos fortalezcan, nos ayuden, nos enseñen, nos aclaren y un largo etcétera. La mayoría de las cosas que escogemos tratamos de que sean positivas, buenas, de excelente u óptima calidad.
Y es muy importante, pienso, hacer ese tipo de selección en rubros como el de la información; cuando usamos el internet y su vorágine de contenidos y tiempos.

¿Qué tipo de información, editorial leemos? ¿Creemos todo lo que leemos? ¿Contrastamos? Y voy un poco más lejos: ¿CONFRONTAMOS? Así es, confrontar, porque en redes podemos encontrar a muchos de los periodistas, reporteros, que cuentan con un “perfil” en estas herramientas cibernautas; es allí en ese espacio donde podríamos cuestionarles lo que dicen, lo que escriben, lo que hablan en la radio/tv.

Hablo de este sector, el de la información, después de algunos eventos en estos días, como que el presidente Peña dijera que la sociedad civil http://m.aristeguinoticias.com/1311/mexico/epn-acusa-bullying-a-las-instituciones-del-estado-acepta-que-volvio-la-violencia-video/  (lo periodistas forman parte de esta) le hacíamos “bullying”; usted y yo…todos le hacemos bullying. Seguramente ya leyó al respecto y por lo menos a mí me parece exagerado e injusto escuchar esto, después del desorden (para no profundizar en el tema) en el que hemos vivido durante este sexenio. En el caso presidencial el pueblo, parece, es el que “bullea”, el que no pone de su parte, al que “no hay chile que les embone” http://m.excelsior.com.mx/opinion/francisco-garfias/2017/04/18/1158246 ; vamos: el malo del cuento, el injusto, casi casi el que persigue.

También veo el caso Chihuahua donde algunos “periodistas” centran todas sus fuerzas (¿persiguen?) en si Corral juega golf, si fue o no a Mazatlán, si sus hermanos trabajan en dependencias, si sí tiró en el bote los desechos de su perro (¡no es broma esto del perro!), si usa el avión de gobierno para otros fines, etc …. Y termina en el desmentido, pues luego salen artículos mostrando la falsedad o ignorancia en los temas ya difundidos (en el caso del uso de la aeronave se demuestra que Corral es uno de los 3 gobernadores que sí transparentan los gastos de sus viajes https://serendipia.digital/2017/11/la-mitad-los-gobernadores-reprueba-en-transparentar-sus-viajes/ ).
Pero la información tocó las redes, muchos ya la leyeron y la reputación se va lastimando, se siembra la confusión, la desinformación… así han optado por obrar algunos comunicadores.

Ayer se entregaron los premios por parte del Comité de protección a periodistas (CPJ) en Nueva York y me estremeció leer sobre Ahmed Abba en Camerún. Abba es un periodista corresponsal de Radio Francia acusado de no denunciar el terrorismo, detenido en 2015 y al cual no se le permitió contar con una defensa hasta varios meses después; está condenado a prisión por 10 años. No se le tomó su declaración hasta tres meses después de su detención. Sus temas eran refugiados y Boko Haram (grupo fundamentalista). Ayer no fue por su galardón. CPJ sigue presionando para que lo liberen.

Cuando leo estas historias y luego leo encabezados cómo “Corral, la bestialidad como política” (como si formara parte de Boko Haram) no sé si reír, enojarme o simplemente ignorar por completo estas noticias falsas, exageradas y que desorientan; que abonan a la ignorancia e inmadurez del lector.

 

Ni nosotros estamos bulleando al presidente al expresar nuestro hartazgo, al ver un país sumergido en corrupción e impunidad, a no saber qué están haciendo con el dinero que se recibió en septiembre por parte de la comunidad internacional a causa de los sismos; ni tenemos por qué leer un periodismo obsoleto.

Si demandamos lo mejor, si vamos a instar al presidente, a los políticos, a los empresarios, a los locutores (no importa el corte del programa, algunos empobrecen el idioma a diario); también presionemos por un buen periodismo. Exijamos un periodismo que anuncie, que señale, que dote de datos para que el lector forme su criterio; para que cuente con elementos. No un periodismo manipulador, “chafa”, que lo que menos hace es transmitir y va sembrando enredo, hartazgo y que luego hasta se dice perseguido.

Si urgimos a esto habremos de apoyar y acompañar a estos hombres y mujeres que informan arriesgando su vida (compartiendo su historia y presionando en redes e instancias de DDHH).

Creo que debemos, en todos los rubros, esperar cosas mejores, servicios realmente profesionales (mejor comida, mejor música, artistas serios y comprometidos; ingenieros responsables con las inmobiliarias, etc …).
Si hacemos esto créanme que el país caminará mejor, hay que comprometerse con esta tarea; intentémoslo ya.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s